Suscribe tu correo

La Iglesia cambia el proceso de recomendación para misioneros para ayudar a otros a servir y brindar mayor flexibilidad




La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha anunciado cambios en el proceso de recomendación para los jóvenes candidatos a misioneros. Estas oportunidades ampliadas permitirán que más jóvenes sirvan como misioneros en diversas capacidades que satisfagan sus necesidades o circunstancias personales. Se envió una carta a los líderes de la Iglesia el 16 de noviembre para compartir estos cambios.

A partir del 2 de enero del 2019, todos los hombres y mujeres jóvenes en los Estados Unidos y Canadá, incluidos aquellos que no puedan cumplir una misión de proselitismo por razones de salud, utilizarán el mismo proceso de recomendación en línea. Ellos completarán formularios de recomendación, participarán en entrevistas con sus líderes de locales y se someterán a evaluaciones por parte de profesionales médicos. Luego, los candidatos recibirán un llamado del presidente de la Iglesia para cumplir una misión de proselitismo o servicio.

“Predicar el evangelio de Jesucristo siempre será el propósito principal del servicio misional”, dijo el élder Dale G. Renlund, del Cuórum de los Doce Apóstoles, “así que el Señor, a través de Sus líderes, llamará a la mayoría de los jóvenes a encontrar, enseñar y bautizar a los conversos. Serán asignados a una de las 407 misiones en todo el mundo ".

Aquellos llamados misioneros de servicio viven en el hogar y sirven en las operaciones de la Iglesia, con organizaciones comunitarias sin fines de lucro y caritativas o en otras asignaciones aprobadas por sus líderes de la iglesia local. El programa misionero de servicio ha sido probado en varios lugares desde 2014 y recientemente se ha expandido a todo los Estados Unidos y Canadá.

"Hacen una gran diferencia", dijo el élder Renlund de los misioneros de servicio. “Son confiables, aparecen y hacen el trabajo. Son alegres, son positivos, son entusiastas. Traen vida y energía ".

Durante el proceso de recomendación, todos los candidatos serán considerados primero para misiones de proselitismo a tiempo completo. Aquellos que no pueden ser llamados como misioneros proselitistas por razones físicas, mentales o emocionales pueden ser llamados como misioneros de servicio. En algunos casos, los candidatos serán exentos honorablemente de cualquier servicio misional formal.

Además, los misioneros que regresan a casa de manera annticipada debido a un accidente, enfermedad u otras condiciones de salud pueden ser reasignados como misioneros de servicio por el resto de sus misiones.

Eso es lo que le sucedió al élder Gavin Zierden, quien ahora es un misionero de servicio que trabaja con los Parques Estatales de California en San Diego.

"Llegué a casa un jueves, y ese domingo volví a ser misionero", dijo. "Pasé de misionero proselitista a misionero de servicio en cuestión de días".

Elder Joseph Horne, de 21 años, de Holladay, Utah, regresó de la Misión de San Fernando, California a principios de este año debido a un problema de salud. Ahora se desempeña como misionero en el Departamento de Servicios de Publicaciones de la Iglesia, proporcionando apoyo técnico y de usuario para la aplicación de la Biblioteca del Evangelio.

“Lo que importa es el servicio al Señor”, dijo el élder Horne.

La hermana Carmen Juárez, de 24 años, de Provo, Utah, fue llamada a una misión de servicio debido a los continuos desafíos de salud. Además de apoyar la aplicación de la Biblioteca del Evangelio, la hermana Juárez proporciona liderazgo y capacitación a los nuevos misioneros de servicio y ha crecido enormemente a partir de la experiencia.

Los misioneros de servicio se adhieren a normas de conducta muy similares a las de los misioneros proselitistas.

Los líderes de las organizaciones comunitarias que interactúan con los misioneros de servicio aplauden su trabajo y diligencia.
"Todos los programas en nuestra departamento que han tenido la oportunidad de trabajar con estos misioneros elogian su confiabilidad, su disposición a hacer lo que les pidan con una sonrisa y calidez", dijo el Dr. Robert Moser, director ejecutivo de Caridades Católicas, Diócesis de San Diego.

“Esto es servir al Señor como misionero y llevar a cabo la obra de Dios”, dijo el élder Renlund. "Los misioneros de servicio obtienen grandes bendiciones para sí mismos, pero lo que es más importante, al hacer este trabajo, están bendiciendo a los hijos de nuestro Padre Celestial de maneras únicas".

La hermana Emily Watson, de 22 años, de South Jordan, Utah, trabaja en el Centro Humanitario LDS en Salt Lake City. Ella siente que su experiencia, aunque diferente de una misión de proselitismo, es igual de importante para la obra de Dios.

"He llegado a amar esta misión tanto como hubiera amado una misión de proselitismo", dijo la hermana Watson. "Todavía eres un misionero. Tú llevas el gafete (placa). Te llaman élder o hermana, y el Señor ama lo que estás haciendo. Lo siento todos los días".

Al igual que todos los miembros de la Iglesia, se alienta a los misioneros de servicio a compartir el evangelio de Jesucristo en cualquier circunstancia a través de sus ejemplos de bondad y servicio cristiano.


Este artículo fue publicado en www.ldsliving.com, con el título "Church Changes Recommendation Process for Missionaries to Allow More to Serve, More Flexibility"

Publicar un comentario

My Instagram

Copyright © laiglesiadejesucristosud.org. Designed by OddThemes