Suscribe tu correo

10 maneras de hacer que el estudio de las Escrituras sea divertido y realmente lo haga


El siguiente artículo es una adaptación de un capítulo de mi nuevo libro "¿Cuánto quieres?", En el  que hablo sobre cómo desarrollar un testimonio sólido. Este capítulo te enseña cómo comenzar una rutina de estudio de las Escrituras que harás día tras día.
Una vez le pregunté a un entrenador: "¿Cuál es el mejor ejercicio de cardio que puedo hacer?" Me imaginé que diría algo sobre correr o tal vez nadar, los cuales queman toneladas de calorías.
Su respuesta fue simple y profunda a la vez: "Lo que sea que hagas".
"Eh?"
"¿Qué te gusta hacer? Eso es lo que debes hacer. Porque entonces realmente lo harás ".
Cómo no era tan importante como la probabilidad de que tomara de manera consistente.
Lo mismo se aplica para el estudio de las Escrituras. ¡La mejor manera de estudiar nuestras Escrituras es de cualquier manera que lo hagamos !
¿Cómo lo hacemos para que realmente lo hagamos ? Estos son solo algunos de los métodos de estudio que he usado a lo largo de los años. Tal vez algo aquí te inspire a intentar o modificar un plan propio.

1. Masticar pequeños bocados


Centrándose en un solo verso
La disección de uno o dos versos puede dar mucha información que una lectura rápida no puede.

El estudio de las Escrituras no es una raza. No tenemos que correr a través de los libros, devorando las páginas, para que valga la pena. Esto puede comenzar a sentirse como un trabajo pesado y matar el deseo de continuar, aunque leerlo de manera directa es a menudo nuestra forma predeterminada de "estudiar" las Escrituras.
A veces, solo diseccionar un verso o dos puede producir mucho alimento para el pensamiento. Incluso los versos familiares pueden adquirir un nuevo significado si los dividimos en pequeños pedazos y consideramos el significado de cada palabra o frase.

2. Buscar aplicaciones


La mujer lee las escrituras afuera
Si nuestro estudio de las Escrituras no se relaciona con nuestra vida y nuestros tiempos, debemos leer más de cerca

Nefi nos enseñó que debemos "comparar todas las Escrituras con nosotros, para que sea para nuestro beneficio y aprendizaje" (1 Nefi 19:23). Mientras estamos leyendo, podemos hacer la pregunta clave: “¿Y qué? ¿Qué tiene esto que ver conmigo y con mi situación?
Si llegamos a nuestro tiempo de estudio de las Escrituras con una pregunta o un dilema general, encontraremos analogías o incluso respuestas directas en todo el lugar en las palabras de los profetas. ¿Crees que esos capítulos de guerra en Alma son aburridos? Piensa de nuevo, ¡suenan como las cosas que suceden a nuestro alrededor hoy!

3. Hacer estudios de carácter


Dibujando un carácter de la Escritura
Al igual que analizamos los personajes de ficción, podemos ir más allá de la superficie de los personajes de la vida real en las Escrituras.

Aunque las personas mencionadas en las escrituras no son personajes de ficción, podemos usar algunas cosas que aprendimos en la clase de literatura. Los "personajes" tienen muchos rasgos que nos dan buenos y malos ejemplos a seguir. 
Mientras leemos, podemos preguntar: “¿Quién está hablando? ¿A quién le está hablando? ¿Qué puedo aprender sobre esta persona? ¿Cuáles son sus motivaciones? ¿Soy como él? ¿Cómo puedo seguir los buenos ejemplos que veo?
Por ejemplo, al estudiar a Jonah (el tipo de la ballena), podemos aprender sobre por qué a veces huimos de las cosas que el Señor quiere que hagamos, ¡o de cómo podemos resentirnos de los milagros! Si miramos más allá de la superficie de personajes del "capítulo de guerra" como el Capitán Moroni y Amalikiah, encontraremos más para aprender de lo que creemos.
Mirar a estas personas como personas reales hace que sus experiencias sean más reales. Eso suena como un "duh" (y lo es), pero seguro que hace que sus historias se sientan más relevantes para nuestras propias vidas.

4. Disfruta el idioma


Biblia descansa sobre una mesa
Leer las escrituras es leer. Absorberte en la bella prosa.

Aunque a veces parece que las escrituras aún podrían estar escritas en griego, latín o hebreo por lo difícil que son de entender, otras partes son realmente hermosas y claras. Esos son a menudo los versos que se convierten en himnos y otras canciones.
Podemos buscar algunos de esos pasajes buscando en la parte inferior de cada canción en el himnario las referencias utilizadas. Una vez hice un proyecto de mi estudio personal para leer las letras de todos los himnos y buscar los versos que iban con ellos. Fue una experiencia gloriosa llena del Espíritu, y encontré muchos tesoros escondidos de sabiduría y lenguaje hermoso.
La elocuencia y la verdad en estos pasajes tienen el poder de elevar nuestro corazón y nuestra mente.

5. Compara y contrasta


¿Por qué Dios salvó a tres hombres en el horno de fuego pero no a Abinadí?
¿Por qué Dios salvó a Sadrac pero no a Abinadí? La respuesta puede proporcionar mucha información.

Hay un par de maneras en que esto se puede hacer. Una es comparar pasajes paralelos entre la Biblia y el Libro de Mormón o la Perla de Gran Precio. Esto a menudo hace que sea más fácil entender los eventos, porque las palabras están redactadas de manera lo suficientemente diferente como para aclarar el significado.
Otro tipo de comparación es observar cómo diferentes profetas o grupos de personas manejaron situaciones similares. 
Por ejemplo, ¿por qué Sadrac, Mesaj y Abednego se salvaron de una muerte ardiente cuando Abinadi no lo está? ¿Por qué los Anti-Nefi-Lehitas optan por entregar sus armas de guerra para siempre, incluso a riesgo de muerte, cuando tantos otros grupos luchan para proteger a sus familias y libertades?
Estudiar y reflexionar sobre este tipo de comparaciones puede realmente ayudarnos a descubrir qué héroes del evangelio hablan a nuestros corazones, qué prioridades espirituales son las más importantes para nosotros y cómo el Señor puede obrar milagros en una variedad de formas aparentemente opuestas.

6. Usa las ayudas de estudio


Ayudas para el estudio de las Escrituras
Las herramientas oficiales de la Iglesia pueden abrir un mundo de posibilidades de estudio.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha creado todo tipo de recursos para comprender las Escrituras, y todas nos apuntan hacia la doctrina pura sin especulación.
Eso significa que no es solo un tipo que adivina por qué algo es como es, o qué podría significar. Se basan en la revelación y pueden ser desde sitios web de la iglesia hasta versiones en audio de las Escrituras, o desde el folleto de Predicad Mi Evangelio y el Progreso Personal al Diccionario Bíblico y la Guía de Temas.
Puede encontrar una enorme colección de recursos aprobados por la Iglesia en nuestro bolsillo o bolso utilizando la aplicación gratuita de la Biblioteca del Evangelio.
Incluso tiene una forma de hacer "notas de margen" y referencias cruzadas. Mis favoritos personales incluyen los diversos manuales de Seminario e Instituto.

7. Hacer una línea de tiempo


Viejo Testamento
¿Quieres leer el Antiguo Testamento en una semana? Usted puede (tipo de).

La mayoría de las Obras Estándar no han sido compiladas en estricto orden cronológico. Bajo "Cronología" en el Diccionario de la Biblia, descubrimos que el orden de los libros tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento parece que alguien barajó una baraja de cartas al menos una vez. Poner las cosas de nuevo en orden ayuda a que el mensaje general tenga más sentido.
Para el Libro de Mormón, debemos recordar que los eventos de Éter (cerca del final del libro) sucedieron primero, y que los registros de Mormón y Moroni contienen cartas entre sí. Para Doctrina y Convenios, hay una página que enumera las fechas en que se recibió cada revelación.
Un estudio divertido que hice una vez fue revisar todos los Trabajos estándar, todo mi quad de copia impresa, leyendo solo los títulos de los capítulos.
¡Es muy divertido decir que terminé todo Alma o Isaías en una sesión! Ese simple ejercicio me dio un viaje maravillosamente refrescante y esclarecedor a través de las historias y el desarrollo espiritual de la familia de Adán hasta el amanecer de la Última Dispensación.

8. Velocidad de lectura


Estudio rápido de las escrituras
Mientras que saborear cada verso tiene su lugar, saltar a un ritmo rápido puede ayudarnos a ver temas más grandes.

Bien, sé que acabo de decir hace un minuto que leer las Escrituras no tiene que ver con la velocidad, pero con el Libro de Mormón en particular, puede ser una experiencia bastante esclarecedora.
El enfoque de cobertura a cobertura se realiza mejor rápidamente porque el mensaje general es más evidente. Los ciclos de orgullo, caída, arrepentimiento y prosperidad son fáciles de detectar. 
Un lector promedio puede terminar todo el Libro de Mormón en 20 a 30 horas, permitiendo de dos a tres minutos por página. Incluso podemos usar la versión de audio de las escrituras para esta aventura. Si nos topamos con algo que realmente creemos que es bueno, podemos detenernos y estudiarlo, o marcarlo de alguna manera y volver a él cuando haya más tiempo.

9. Mantenga el cuadro grande en mente


Debemos ver en la distancia
Mantenga una ayuda visual del plan de salvación a mano durante el estudio de las Escrituras

Las escrituras fueron escritas por profetas que realmente entendieron el Plan de Salvación.
Con una ayuda visual cerca, podemos leer pasajes e identificar qué parte del Plan va con los diferentes principios y doctrinas. Podemos ver cómo encaja todo, y al hacerlo, cómo nos encajan en el cuadro grande.
Este método de estudio también revela lo importante que es realmente el Libro de Mormón, porque contiene mucha más doctrina que delimita claramente la diferencia entre el mundo espiritual y nuestro hogar celestial final y lo que realmente sucede con la Resurrección.
Del mismo modo, la Perla de Gran Precio nos da una comprensión vital de nuestra existencia pre-mortal y el hecho de que nada de lo que sucedió en la Creación fue por casualidad.

10. Encuentra al Cristo


Cristo está en el centro de todo
Cuando leemos las Escrituras del panorama general, vemos un tema abrumador.

Por supuesto, si estamos viendo el panorama general, descubriremos quién está en el centro: Jesucristo, el Salvador. Esta es, en última instancia, la parte más importante de nuestro estudio personal.
Tenemos el Antiguo Testamento, el Nuevo Testamento y otro Testamento de Jesucristo. Pero, ¿qué es un testamento?
El Diccionario Bíblico se refiere a los lectores a "Pacto", lo que significa que al menos parte de la respuesta se encuentra en el contrato espiritual que celebramos con el Señor a través de las ordenanzas. Leer las Escrituras no es una ordenanza, pero en las páginas descubrimos la "letra pequeña" de nuestros convenios.
Vemos todas las cosas asombrosas que el Señor nos está dando, y vemos nuestras obligaciones y las formas en que podríamos perder las bendiciones que deseamos.
Déjame decir algo obvio que a menudo olvidamos. Está bien no terminar un plan de estudio específico. No es renunciar. Se trata de encontrar un nuevo plan de juego que funcione mejor. El estudio del Evangelio es un esfuerzo eterno. Una vez que encuentre un plan que funcione para usted, puede comenzar el proceso de mejorarcada día.

¿Cómo has mantenido tu estudio del evangelio regularmente?

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Kelly Crerk y fue publicado en thirdhour.org con el título “10 Ways to Make Scripture Study Fun and Actually Do It".

My Instagram

Copyright © laiglesiadejesucristosud.org. Designed by OddThemes