Suscribe tu correo

La caridad: la recompensa más grande de la maternidad


Manten al día sobre nuestras publicaciones dando click en

Una madre es un ejemplo vivo 

de la clase de amor que el apóstol Pablo llamó caridad

Gran parte del trabajo más importante del mundo lo realizan personas que no reciben mucho reconocimiento. Los maestros, los agricultores, los trabajadores, el personal militar, los servicios de emergencia y muchos otros desempeñan funciones tan importantes en nuestra sociedad y, sin embargo, a menudo lo hacen en silencio, sin la apreciación que merecen. Y para nadie es eso más cierto que para las madres.
Hacer una pausa una vez al año para dar a las madres un merecido agradecimiento es completamente apropiado. Y, sin embargo, tal vez, en lugar de ser nuestro día anual para honrar a las madres con flores y tarjetas, el Día de las Madres sea nuestro recordatorio anual para honrarlas todos los días, de cualquier manera, que las ayude a sentirse amadas. 
 
Todos los días del año, las madres se preocupan por si son lo suficientemente buenas, lo suficientemente amorosas, lo suficientemente firmes, lo suficientemente involucradas o demasiado involucradas. Podemos ayudarles a ver que tienen razón. Toda madre sabe que no puede resolver todos los problemas que enfrentan sus hijos. Pero eso nunca evitará que ella intente ayudar, incluso cuando sus esfuerzos parecen ni notarse ni apreciarse. A lo largo del camino, ella aprende a escuchar más que a hablar. Ella aprende a entender más de lo correcto. Aprende a ver la posibilidad cuando otros pierden la esperanza. En definitiva, ella aprende a amar.
Al final, cuando una madre se detiene para evaluar el trabajo de su vida, su satisfacción no proviene de las flores y las tarjetas, por más hermosas que sean. Su satisfacción proviene del amor que ha florecido en su alma: el amor que siente por su familia. Una madre es un ejemplo vivo de la clase de amor que el apóstol Pablo llamó caridad. Ella es amable, humilde y desinteresada. Ella se regocija en la verdad, cree todas las cosas y soporta todas las cosas (véase 1 Corintios 13: 4–8).  Ella no se hizo así siendo madre un día al año. Todos los días, ella puede recibir y dar caridad, la cual, es la mayor recompensa de la maternidad.

Manten al día sobre nuestras publicaciones dando click en

My Instagram

Copyright © laiglesiadejesucristosud.org. Designed by OddThemes