El cambio más importante en la Iglesia aún no ha sucedido


Hace poco asistí a una reunión de liderazgo de estaca. El presidente de estaca hizo una pregunta generadora de conversación.
“¿Cómo ha cambiado la Iglesia recientemente? ¿Qué significan esos cambios para ti y por qué?
Tuve dos pensamientos inmediatos cuando escuché estas preguntas.
Antes de compartir esas dos ideas, compartiré la lista que nuestro grupo recitó en unos cinco minutos de discusión.
Nuestra lista no pretendía ser una documentación exhaustiva de todos los cambios en la Iglesia en los últimos años. Probablemente piense en otros elementos que podrían agregarse a esta lista.
  1. Concéntrese en el nombre de la iglesia como "La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días"
  2. Bloque de dos horas de servicios de la Iglesia en sábado
  3. Programas juveniles
  4. Relación entre la Iglesia y los Boy Scouts of America
  5. Cambios en quórums y clases
  6. Nuevo currículum
  7. Nuevos templos anunciados
  8. Cambios a la investidura del templo
  9. Cambios a los sellados del templo
  10. Cambios a la iniciación del templo
  11. Cambios en los llamamientos del templo para no ser simplemente un trabajador del velo sino un trabajador de ordenanzas
  12. Cambios para que si olvida su recomendación para el templo, puede hablar con un obrero designado (el Registrador) en lugar de tener que comunicarse con su obispo
  13. Cambios en la edad de la misión.
  14. Cambios en la vestimenta misionera para mujeres
  15. Cambios en los misioneros para poder realizar videoconferencias con la familia semanalmente
  16. Cambios en la duración del servicio para los misioneros del servicio de la Iglesia
  17. Cambios en la edad de participación juvenil del templo
  18. Cambios en la edad en que las mujeres jóvenes pueden ingresar al programa de Mujeres Jóvenes
  19. Cambios en la edad en que los hombres jóvenes pueden recibir el sacerdocio e ingresar al programa de Hombres Jóvenes
  20. Cambios en el tiempo de estudio familiar.
  21. Aprendizaje del evangelio centrado en la familia y apoyado por la iglesia.
  22. Programa de ministración
  23. Participación juvenil en el programa de ministración
  24. Reestructuración del quórum de élderes
  25. Mujeres rezando en la Conferencia General
  26. Cambios en los horarios de la Conferencia General,
  27. Mujeres que tienen hijos en casa sirviendo en el templo
  28. Los obispos y las presidencias de estaca pueden realizar llamamientos en el templo
  29. Cambios en los líderes de la misión de barrio
  30. Nuevas tecnologías para apoyar la historia familiar.
Con esa lista en mente, estos son los dos pensamientos que me vinieron a la mente al escuchar la pregunta de mi presidente de estaca.


No creemos simplemente en la teoría de la revelación

Creemos en la revelación moderna. Deberíamos esperar un cambio. Deberíamos esperar nuevas ideas. Deberíamos esperar actualizaciones. Deberíamos esperar expansión. Debemos esperar que la norma dé paso a lo nuevo.
Deberíamos esperar revelación.
No creemos simplemente en la teoría de la revelación. (ver más aquí)
Creemos, actuamos y aceptamos la práctica y la realidad de la revelación: diaria, continua, persistente, siempre fluida.

La iglesia está cambiando. ¡¿Y qué?! ¿Estoy cambiando?

Durante toda la conversación no pude sacar de mi mente estos pensamientos crecientes:
No importa cuánto cambie la Iglesia ...
No importa cuánta revelación reciban los líderes de la Iglesia o yo ...
No importa si se encuentran las 116 páginas perdidas ...
No importa si los dos tercios restantes del Libro de Mormón, que actualmente está sellado, se traducen con más de 1000 páginas de escrituras adicionales ...
No importa si los ángeles regresan a la tierra declarando buenas noticias ...
No importa si se construyen más templos para salpicar la tierra ...
No importa si los programas de la Iglesia van y vienen ...
No importa si nuestras filas misioneras crecen en cientos de miles o millones ...
No importa si la Iglesia cambia mucho o poco en mi vida ...
No importa si BYU finalmente vence a la Universidad de Utah, solo una vez más antes de morir ...
Solo una cosa importa.
¿Estoy cambiando? ¿Está cambiando mi corazón?
¿Estoy amando a Dios con todo mi corazón, poder, mente y fuerza, y mi prójimo como yo?
El único cambio que realmente importa para nuestra salvación personal, para la paz en nuestras familias, para la paz en las comunidades y las naciones, es el cambio de nuestros propios corazones.
En toda nuestra emoción y entusiasmo por la revelación y el cambio en curso en la Iglesia, tengo la esperanza de estar más emocionado y entusiasmado de pagar el precio para cambiar mi corazón.
Quizás entonces pueda unirme al rey lamanita que humildemente le suplicó a Dios: "Regalaré todos mis pecados para conocerte" (Alma 22:18).
¡Ese es un cambio digno de alegría!

Fuente:https://taylorhalverson.com

1 comentario :

  1. Lo mas importante de todos estos cambios es que nosotros nos acerquemos cada día mas a Jesucristo.

    ResponderEliminar

My Instagram

Copyright © laiglesiadejesucristosud.org. Designed by OddThemes