Lo qué la visita a la frontera venezolana les enseñó a estos líderes de la Iglesia


La hermana Lisa L. Harkness, en el centro, posa para una foto con los miembros de la Iglesia en Guayaquil, Ecuador, luego de un devocional durante una visita reciente al área de la Iglesia en el noroeste de América del Sur en noviembre de 2019.






En la ciudad de Cúcuta, Colombia, en un puente con vista al río Pamplonita, que actúa como una frontera natural entre Colombia y Venezuela, cada día unas 40,000 personas cruzan de este a oeste en busca de medicamentos, ayuda, comodidad y alivio de los continuos disturbios civiles. en su país de origen de Venezuela. Pero después de recibir ayuda y medicamentos en Colombia, más de la mitad de los que cruzan el puente cada día regresan por donde vinieron, llevando suministros muy necesarios para sus familias que aún se encuentran en Venezuela. 
En la frontera, muchas personas y organizaciones están listas para ayudar a los refugiados que ingresan, proporcionándoles alimentos, medicamentos, asesoría legal o incluso solo un lugar para ducharse y comer una comida caliente. Y aquellos que pasan su tiempo sirviendo en la frontera son una encarnación del amor cristiano, dijo la hermana Reyna I. Aburto , segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días .
De pie en la frontera para dar la bienvenida a los refugiados y ayudar entregando cajas de suministros de alimentos para aquellos que buscan un nuevo hogar o que regresan con sus familias la semana anterior al Día de Acción de Gracias en noviembre, la hermana Aburto dijo que le recordaron las escrituras de Mateo 25:35 : " Estaba hambriento y me diste carne: tenía sed y me diste de beber: era un extraño y me acogiste ”.





Los refugiados y voluntarios llevan sus pertenencias personales y suministros a través de la frontera entre Venezuela y Colombia en noviembre de 2019 a medida que continúan los disturbios civiles en Venezuela.
Los refugiados y voluntarios llevan sus pertenencias personales y suministros a través de la frontera entre Venezuela y Colombia en noviembre de 2019 a medida que continúan los disturbios civiles en Venezuela. Crédito: Intellectual Reserve, Inc.

En la frontera, la gente vive ese pasaje de las Escrituras, dijo la hermana Aburto, y agregó: “Todos somos hijos de Dios y solo están tratando de sobrevivir y mantener a sus familias. Todo el mundo está haciendo lo mejor que puede ".
Después de regresar de un viaje de 10 días, del 15 al 25 de noviembre, al área noroeste de América del Sur de la Iglesia con la hermana Lisa L. Harkness , primera consejera de la presidencia general de la Primaria, la hermana Aburto dijo lo que más le impresionó de ella. Las visitas a Colombia, Ecuador y Perú fueron el espíritu amoroso de las personas allí que continuamente reciben refugiados de la vecina Venezuela. 
"Todos han sentido el impacto de las crisis", dijo la hermana Harkness. “Pero todos estaban dando un paso adelante al ministrar, cuidar y amarse unos a otros. En todos los lugares a los que fuimos escuchamos historias sobre cómo los refugiados venezolanos estaban siendo básicamente recogidos en sus brazos en las Sociedades de Socorro y los barrios. Fue realmente maravilloso ".
Ya sea en la frontera en Cúcuta o en una pequeña sala en Lima, Perú, los efectos de la crisis venezolana se pueden ver a medida que los miembros y refugiados venezolanos se dispersan en los países vecinos de América del Sur, explicó la hermana Harkness. 
El élder Enrique R. Falabella , Autoridad General y presidente del Área Noroeste de América del Sur, acompañó a la hermana Aburto y a la hermana Harkness en su visita por toda el área y comentó sobre las impresionantes formas en que los miembros del área han respondido a la crisis venezolana.
"Los miembros en el área son maravillosos, tienen atributos cristianos y muestran un gran amor a los venezolanos que vienen a los países vecinos", dijo el élder Falabella. “Los venezolanos son grandes líderes y están recibiendo llamamientos y fortaleciendo la Iglesia en Colombia, Ecuador y Perú. Estamos muy agradecidos por su participación en la obra de salvación. Tienen un fuerte testimonio y están dispuestos a servir ".





La hermana Reyna I.Aburto, en el centro, se sienta para una foto con miembros de la iglesia en Lima, Perú, después de una reunión de liderazgo durante una visita al área de la Iglesia en el noroeste de América del Sur en noviembre de 2019.
La hermana Reyna I. Aburto, en el centro, se sienta para una foto con miembros de la iglesia en Lima, Perú, después de una reunión de liderazgo durante una visita al área de la Iglesia en el noroeste de América del Sur en noviembre de 2019. Crédito: Intellectual Reserve, Inc.

Y a pesar de la crisis en curso en Venezuela, el élder Falabella señaló que la Iglesia y su membresía allí también continúan creciendo.
“Nuestros miembros en Venezuela están sufriendo, pero al mismo tiempo su fe y testimonio están creciendo. Saben que el Señor está entre ellos ”, dijo el élder Falabella. “La Iglesia en Venezuela también está creciendo. Aunque miles han emigrado, la asistencia a las reuniones sacramentales sigue creciendo. Hemos sido testigos de cuán fuertes son los misioneros venezolanos, están bautizando a más personas por misioneros que en cualquier otro país de la zona. Cientos están siendo ordenados al Sacerdocio de Melquisedec, y cientos están llegando al templo ”.
Antes de visitar la frontera en Colombia, la hermana Aburto y la hermana Harkness se reunieron con líderes del gobierno para discutir cómo la Iglesia puede ayudar mejor a abordar las necesidades actuales de los refugiados y de aquellos que ofrecen ayuda dentro del país. 
En una reunión en la Agencia de Colaboración Internacional de la Presidencia de Colombia el 22 de noviembre en Bogotá, Colombia, la hermana Aburto y la hermana Harkness se reunieron con Angela Ospina de Nicholls, directora general de la agencia; Patricia Narváez, asesora de Asuntos Migratorios; y Julieta Ruiz, directora de coordinación interinstitucional. Los representantes del gobierno explicaron sus continuos esfuerzos para proporcionar refugiados venezolanos y discutieron las posibles formas en que la Iglesia puede continuar apoyando sus esfuerzos.





De izquierda a derecha: & nbsp; Moroni Torres, gerente del área de autosuficiencia y bienestar;  Julieta Ruiz, Directora Colombiana de Coordinación Interinstitucional para Colombia;  Patricia Narváez Cano, Asesora de Asuntos Migratorios de Colombia;  Hermana Reyna I. Aburto, segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro;  Angela Ospina de Nicholls, directora general de la Agencia de Colaboración Internacional de la Presidencia de Colombia; & nbsp; Hermana Lisa L. Harkness, primera consejera de la presidencia general de la Primaria;  y el élder Enrique R. Falabella, Autoridad General y presidente del Área Noroeste de América del Sur.  Los líderes de la Iglesia se reunieron con funcionarios del gobierno en Columbia en noviembre de 2019 para discutir las crisis de refugiados en Venezuela y cómo la Iglesia puede ayudar a ayudar al gobierno colombiano en sus esfuerzos por apoyar a los refugiados que llegan al país.
De izquierda a derecha: Moroni Torres, gerente del área de Autosuficiencia y Bienestar; Julieta Ruiz, Directora Colombiana de Coordinación Interinstitucional para Colombia; Patricia Narváez Cano, Asesora de Asuntos Migratorios de Colombia; Hermana Reyna I. Aburto, segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro; Angela Ospina de Nicholls, directora general de la Agencia de Colaboración Internacional de la Presidencia de Colombia; Hermana Lisa L. Harkness, primera consejera en la presidencia general de la Primaria; y el élder Enrique R. Falabella, Autoridad General y presidente del Área Noroeste de América del Sur. Los líderes de la Iglesia se reunieron con funcionarios del gobierno en Columbia en noviembre de 2019 para discutir las crisis de refugiados en Venezuela y cómo la Iglesia puede ayudar a ayudar al gobierno colombiano en sus esfuerzos por apoyar a los refugiados que llegan al país. Crédito: Intellectual Reserve, Inc.

En Colombia, las fronteras están abiertas y dejan entrar a todos e incluso otorgan estatus migratorio a quienes buscan su ayuda, explicó la hermana Aburto sobre la impresionante forma en que Colombia está respondiendo a las crisis vecinas. 
El gobierno está buscando el mismo resultado que la Iglesia, dijo la hermana Harkness, en que ambas quieren "ayudar a aliviar el sufrimiento siempre que podamos".
El trabajo que está haciendo el gobierno es impresionante, dijo. "Fue una buena reunión y tuvimos una conexión inmediata debido a nuestros intereses compartidos". 
El élder Falabella, quien también asistió a la reunión, agregó: “Los participantes mostraron un gran respeto por las cosas que la Iglesia está haciendo en Colombia. Saben lo que la Iglesia está haciendo por el pueblo de Colombia y mostraron gratitud por todo lo que estamos haciendo ".
Después de su reunión con funcionarios del gobierno en Bogotá, los líderes de la Iglesia visitaron las oficinas de la Cruz Roja en Cúcuta para entregar una donación de cajas de alimentos para familias necesitadas de Venezuela y Colombia. También fueron a la frontera para visitar una estación de ayuda de la Cruz Roja y el comedor de la Divina Providencia, administrado por la Iglesia Católica y apoyado por el Programa Mundial de Alimentos . La Iglesia tiene asociaciones continuas con la Cruz Roja y el Programa Mundial de Alimentos .
La presencia de muchas personas que trabajan juntas para satisfacer las necesidades de individuos y familias en la frontera fue una experiencia poderosa, dijo la hermana Aburto. 





La Hermana Lisa L. Harkness, centro, y la Hermana Reyna I.Aburto, centro derecha, ayudan en un centro de ayuda de la Cruz Roja cerca de la frontera de Venezuela en Colombia durante un viaje al Área Sudoccidental de la Iglesia en Sudamérica en noviembre de 2019.
La Hermana Lisa L. Harkness, en el centro, y la Hermana Reyna I. Aburto, en el centro a la derecha, ayudan en un centro de ayuda de la Cruz Roja cerca de la frontera de Venezuela en Colombia durante un viaje al Área Sudoccidental de la Iglesia en Sudamérica en noviembre de 2019. Crédito: Reserva Intelectual, Inc.

"Ver la cantidad de asistencia brindada y los diferentes grupos de personas que brindan ayuda fue muy conmovedor para mí", dijo. "Fueron tan impresionantes porque realmente están ayudando a mantener la vida de muchos de estos refugiados".
Para la hermana Harkness, visitar la frontera fue un recordatorio de las muchas formas en que Dios trabaja a través de sus hijos.
"Mientras los veía cruzar el puente, supe que cada uno tenía una historia que contar", dijo. “Y cuando vi a alguien acercarse a un individuo, eso fue ver la mano de Dios: una persona ayudando a otra persona”.
En una reunión con los líderes locales de la Iglesia en Cúcuta después de su visita a la frontera, la hermana Harkness dijo que estaba impresionada con la sabiduría espiritual de los miembros allí y la profunda compasión que sienten por aquellos que sufren.
"Trataban de ayudar de cualquier manera que pudieran, a pesar de que algunos de ellos tenían sus propias dificultades", dijo la hermana Harkness. "Hacían todo lo posible para ministrar a los necesitados ... era un ejemplo de una verdadera ministración cristiana".
Además de sus visitas humanitarias y reuniones con funcionarios del gobierno, la hermana Harkness y la hermana Aburto se reunieron con varias congregaciones de Santos de los Últimos Días en Colombia, Ecuador y Perú para facilitar reuniones de liderazgo, devocionales y visitas de ministros.
En Perú, los líderes de la Iglesia también aprovecharon la oportunidad para visitar la histórica ciudadela inca de Machu Picchu.
La visita a Machu Picchu permitió a las hermanas líderes "comprender mejor las maravillas de una cultura ancestral que aún tiene su influencia entre la gente del Perú", dijo el élder Falabella. “Uno puede entender mejor a la gente cuando conoce su cultura. Cómo la gente pudo construir ciudades tan magníficas sigue siendo un misterio, pero demostró que había una gran civilización en esta tierra ”.





Desde la izquierda, la Hermana Lisa L. Harkness, la Hermana Reyna I.Aburto y la Hermana & nbsp; Ruth C. Alvarez visitan Machu Picchu durante un viaje al Área Noroeste de América del Sur de la Iglesia en noviembre de 2019.
Desde la izquierda, la hermana Lisa L. Harkness, la hermana Reyna I. Aburto y la hermana Ruth C. Álvarez visitan Machu Picchu durante un viaje al área de la Iglesia en el noroeste de América del Sur en noviembre de 2019. Crédito: Intellectual Reserve, Inc.

La hermana Aburto dijo que ver las ruinas enclavadas en lo alto de la Cordillera de los Andes fue una "experiencia fuera de este mundo". Agregó: "Es un lugar que es simplemente mágico. Para ver dónde se encuentra y para tratar de imaginar cómo lo construyeron y la importancia y belleza del lugar es impresionante ".
Pero la experiencia más dulce de su viaje, dijo la hermana Harkness, llegó en ruta al aeropuerto de Guayaquil, Ecuador, cuando hicieron una parada rápida en el templo de Guayaquil. Mientras caminaban por los terrenos del templo y observaban la belleza y lo sagrado del espacio, la hermana Aburto y la hermana Harkness estaban encantadas de encontrarse con un grupo de jóvenes que servían en el templo mientras se preparaban para ir a las misiones.
"Estaban tan entusiasmados con el trabajo", dijo la hermana Harkness sobre los futuros jóvenes mayores.
La hermana Aburto agregó que "ver su alegría y el amor que sienten por el templo y los convenios que hacen allí fue muy refrescante".
Y cuando los líderes comenzaron a tararear la melodía familiar de "Llamados a servir", se deleitaron al escuchar a los futuros misioneros estallar en canciones y cantar con orgullo sobre la obra de servir al Señor.

"Fue una experiencia dulce hablar con esos muchachos y saber que tendrán inspiración para sus misiones y durante toda su vida", dijo la hermana Aburto.
De los miembros en los tres países y en toda el área, la hermana Harkness dijo: “Son fieles y entusiastas con el evangelio. Son fácilmente seducidos por el Espíritu y enormemente compasivos ". Y por eso, los Santos de los Últimos Días en cada uno de estos tres países serán una" influencia maravillosa para la paz, la estabilidad y la caridad dentro de sus comunidades ", dijo. 
La hermana Aburto agregó: "Son una luz para el mundo y son verdaderos discípulos de Jesucristo".

Publicar un comentario

My Instagram

Copyright © laiglesiadejesucristosud.org. Designed by OddThemes