24 febrero – 1 marzo 2 Nefi 26–30 | Escuela Dominical







Él te llevará de la mano, por Sandra Rast.
24 febrero – 1 marzo

2 Nefi 26–30

“Una obra maravillosa y un prodigio”
Recuerde que el hogar debe ser el principal lugar de aprendizaje del Evangelio. Su estudio personal y familiar de 2 Nefi 26–30 debe ser la base de su preparación para enseñar. Planifique maneras de complementar, reforzar y alentar el estudio personal y familiar de los miembros de su clase.

Anote sus impresiones


icono de compartir

Invitar a compartir

Al principio de la lección, entregue a los miembros de la clase la oportunidad de compartir algo de 2 Nefi 26–30 que haya sido significativo para ellos al estudiar en casa. Por ejemplo, podría pedirles que compartan brevemente un versículo que les haya ayudado a comprender nuestra época y los desafíos que afrontamos.
icono de enseñar

Enseñar la doctrina

Todo lo que el Señor hace es motivado por Su amor hacia nosotros.

  • Si siente la inspiración de analizar las enseñanzas de Nefi en cuanto al amor del Señor, podría intentar esto: Después de leer 2 Nefi 26:24 juntos, invite a los miembros de la clase a que hagan listas de las cosas que Jesucristo ha hecho por ellos y que fueron motivadas por el amor. ¿Cómo “[trae] a todos los hombres a él”? ¿Qué nos sentimos inspirados a hacer en respuesta a Sus expresiones de amor?
  • Las invitaciones del Señor que se encuentran en 2 Nefi 26:24–28, 33 son una potente evidencia de Su amor. Una manera en la que podría ayudar a los miembros de la clase a descubrir esas invitaciones es pidiéndoles que resuman el mensaje del Señor que se encuentra en esos versículos en una frase. Tal vez algunos de ellos tengan la disposición de compartir su resumen. ¿De qué manera influyen esos versículos en la manera en que invitamos a los demás a venir a Cristo? Anime a la clase a anotar sus pensamientos y sentimientos. Para ayudar a invitar al Espíritu, considere reproducir la grabación de un himno sobre el amor del Salvador, tal como “Venid a Cristo” (Himnos, nro. 60), mientras los miembros de la clase reflexionan.

El Libro de Mormón es esencial en la obra de Dios en los últimos días.

  • Las personas de su clase podrían necesitar un poco de ayuda para comprender la profecía que se encuentra en 2 Nefi 27 sobre un libro sellado y un hombre instruido. El relato histórico que se encuentra en “Recursos adicionales” podría ayudar. ¿Ayudaría a la clase si algunos de sus miembros hicieran una dramatización breve de los acontecimientos descritos en este relato y en 2 Nefi 27:15–22? ¿Por qué se le habrán mostrado a Nefi esos acontecimientos con muchos años de anticipación? ¿Qué nos enseña la profecía de Nefi acerca de la importancia del Libro de Mormón? Anime a los miembros de la clase a compartir entre ellos cómo obtuvieron su testimonio del Libro de Mormón.
  • ¿Ha tenido algún miembro de la clase alguna experiencia en la que haya invitado a alguien a leer el Libro de Mormón que quisiera compartirla? ¿Cuáles son las razones por las que alguien podría no aceptar la invitación a leer el Libro de Mormón? La respuesta del Señor a una de esas razones se encuentra en 2 Nefi 29:6–11. Podría invitar a los miembros de la clase a leer esos versículos y a hacer una dramatización de la forma en que responderían de forma amorosa a alguien que diga que el Libro de Mormón no es necesario. ¿Qué otras ideas tienen ellos acerca de cómo pueden ayudar a otras personas a “[saber que el Libro de Mormón] es una bendición para ellos de la mano de Dios”? (2 Nefi 30:6).

Satanás busca engañar.

  • La reseña de esta semana de Ven, sígueme — Para uso individual y familiar sugiere que se busquen las mentiras de Satanás descritas en 2 Nefi 28. Tal vez los miembros de la clase podrían compartir lo que hayan encontrado o explorar 2 Nefi 28 en la clase y hacer una lista de las mentiras de Satanás que encuentren. También podría ser de utilidad dejarlos que trabajen en pequeños grupos para que encuentren los versículos de las Escrituras que refutan esas mentiras (si necesitan ayuda, podría compartir las sugerencias que se encuentran en “Recursos adicionales”). Después, los grupos podrían compartir entre ellos lo que hayan encontrado y analizar cómo pueden detectar las “falsas, vanas e insensatas doctrinas” (2 Nefi 28:9).
icono de aprender

Alentar el aprendizaje en el hogar

Los miembros de la clase podrían sentir la inspiración de leer 2 Nefi 31–33 si saben que esos capítulos contienen las últimas palabras registradas de Nefi, incluso algunas de las descripciones más sencillas y a la vez exhaustivas de la doctrina de Cristo.
icono de recursos

Recursos adicionales

“Entonces dirá el instruido: No puedo leerlo” (2 Nefi 27:18).

En febrero de 1828, Martin Harris, quien era amigo de José Smith, hizo un viaje hacia el este “a la ciudad de Nueva York con la transcripción de algunos de los caracteres de las planchas [de oro] para mostrarlas a los eruditos. Quizás deseara obtener una reafirmación de que las planchas eran auténticas o pensara que una atestación les ayudaría a obtener dinero prestado para publicar la traducción. De todas maneras, él insistió que el Señor lo había inspirado a hacer el viaje.
“En aquel momento, ni José ni Martin sabían mucho sobre el idioma de las planchas; sabían tan solo lo que el ángel Moroni le había dicho a José: que era un antiguo registro de las Américas. Por lo tanto, en vez de buscar a un erudito con conocimiento del idioma egipcio (más tarde, José supo que el idioma de las planchas se llamaba ‘egipcio reformado’), Martin visitó a varios eruditos con interés en antigüedades, en especial, en antigüedades de las Américas.
“… [Entre los eruditos a quienes Martin visitó estaba] Charles Anthon, un joven profesor de gramática y lingüística de la Universidad de Columbia. Anthon había estado recopilando historias de los indios americanos y discursos para su publicación y estaba deseoso de inspeccionar el documento que Martin le había llevado.
“Martin afirmó que Anthon declaró que los caracteres eran auténticos hasta que se enteró [de] la forma en que José Smith los había adquirido. Le sugirió a Martin que le llevara las planchas; este se negó, y Anthon contestó, parafraseando un versículo de Isaías: ‘No puedo leer un libro sellado’. Aunque más tarde Anthon negó los detalles del relato de la reunión con Martin, lo que sí sabemos es lo siguiente: Martin salió de sus visitas con los eruditos especializados en el oriente más convencido que nunca de que José Smith fue llamado por Dios y de que las planchas y los caracteres eran antiguos. Él y José consideraron la visita a Anthon como el cumplimiento de la profecía de Isaías (también mencionada en el propio Libro de Mormón): “…palabras de libro sellado, el cual darán al que sabe leer y le dirán: Lee ahora esto, y él dirá: No puedo, porque está sellado’” [Isaías 29:11; véase también 2 Nefi 27:15–18]; (“Las contribuciones de Martin Harris”, Revelaciones en contexto, 2016, https://history.churchofjesuschrist.org).

Pasajes de las Escrituras que refutan las mentiras de Satanás.

Doctrina falsa
Doctrina verdadera
“Hoy ya no es un Dios de milagros; ya ha terminado su obra” (2 Nefi 28:6).
“Dios… justificará la comisión de unos cuantos pecados” (2 Nefi 28:8).
“Todo va bien en Sion” (2 Nefi 28:21).
“Yo no soy el diablo, porque no lo hay” (2 Nefi 28:22).
“No necesitamos más de la palabra de Dios, porque ya tenemos suficiente” (2 Nefi 28:29).
Cómo mejorar nuestra enseñanza
No teman el silencio. “Se tarda un tiempo en contestar las buenas preguntas, ya que requieren reflexión, análisis e inspiración. El tiempo que dedique a esperar las respuestas a una pregunta puede ser un tiempo sagrado de reflexión. Evite la tentación de concluir ese tiempo demasiado pronto respondiendo usted mismo su propia pregunta o pasando a otro tema” (véase Enseñar a la manera del Salvador, pág. 31).

Publicar un comentario

My Instagram

Copyright © laiglesiadejesucristosud.org. Designed by OddThemes