8 consejos para sentirse como en casa en un nuevo barrio



Mujer cantando himnos en la iglesia
Mi esposo y yo hemos vivido en tres barrios diferentes en nuestros cortos 1.5 años de matrimonio. ¡Asistir a un nueva barrio puede ser desalentador! Al principio, pensé que los miembros acudirían a mí e inmediatamente haría mil millones de nuevos mejores amigos. Bueno, definitivamente ese no fue el caso.
Con el tiempo, he aprendido que realmente tienes que esforzarte. Puede ser difícil, pero vale la pena. Tener un barrio que se siente como familia hace que sea más fácil vivir el evangelio. ¡Después de pedirles consejo a algunos amigos y familiares, compilé una lista de formas de incorporarse a una nueva sala sin problemas!

1. Asiste a la segunda hora

Sé que es tentador volver a casa y ponerse los pantalones deportivos justo después de la reunión sacramental. Sin embargo, simplemente asistir a la segunda hora es una de las mejores maneras de hacer que un nuevo barrio se sienta como en casa.
¡Intenta sentarte junto a alguien que no conoces! También podría simplemente hacerle a alguien una pregunta sobre el barrio para iniciar una conversación. Estar presente para esta parte de la iglesia es una manera fácil de integrarse al barrio.

2. Conoce al obispo

reunión familiar con el obispo en un nuevo barrio
Establecer una cita con el obispo es una de mis formas favoritas de conocer al barrio. ¡Una simple reunión de diez minutos con él le muestra que estás emocionado de estar allí! Él puede presentarte a otros miembros también.
Si eres más introvertido, puedes aprovechar esta oportunidad para hacerle saber al obispo que estás nervioso por estar en un lugar nuevo. ¡Él estará más que feliz de ayudarte!

3. Magnifica tu llamada

Con suerte, recibirás una llamada poco después de mudarte a tu barrio. Esta es una manera fantástica de conocer gente nueva y hacer amigos. Aproveche esta oportunidad en serio y encuentre alegría al servir a los demás.
Mi esposo y yo somos maestros de primaria. Al principio, pensé que estaría lejos de la sala, ¡pero he descubierto que lo contrario es cierto! Me ha encantado conocer a los padres, la presidencia primaria y los niños increíbles. ¡Ha hecho que el barrio se sienta aún más como una familia para nosotros!

4. Únete al coro del barrio

un coro de barrio cantando juntos
No importa si puedes mantener una melodía o no, el coro de barrio tendrá suerte de tenerte. ¡Esta es una forma fantástica de formar amistades! Tomar una hora de tu semana es un pequeño precio a pagar por el coro de alegría que puede aportar el coro.
Si no puedes cantar o tocar el piano, sé que tienes otros talentos . ¡Encuentra formas de usarlos! Las posibilidades son infinitas.

5. Ministra

Ministrar es muy importante. Al igual que un llamado, debe recibir una asignación de ministro poco después de mudarse a una nueva sala. Si no lo hace, ¡hable con el presidente de la Sociedad de Socorro!
Comience simplemente orando por aquellos a quienes ministra. Luego, envíeles un mensaje de texto. Comienza con pequeñas acciones, pero estas personas pueden convertirse en increíbles bendiciones en tu vida. Algunas de las personas a las que he ministrado se han convertido en mis mejores amigos.

6. Ofrecete para servir

personas que ayudan a un nuevo miembro del barrio a mudarse
Cuando servimos a otros , servimos a Dios. Cuando se pasen las hojas de inscripción en clase, escriba su nombre. Ofrezca llevar una comida a una familia necesitada, sustituir una clase primaria o ayudar a alguien a mudarse.
He encontrado tanta felicidad como he servido a una nueva sala. A menudo pienso que cuando me mudo a una nueva sala me bombardearán con cookies y servicio.
En cambio, aprendí que mi sentido de pertenencia aumentó cuando encontré formas de servir a mis compañeros de barrio.

7. Asiste a las actividades de barrio

Las actividades de barrio están ahí por una razón. ¡Estos eventos están planeados para reunir al barrio! Ir a tantos como sea posible. Simplemente hacer el esfuerzo es muy largo.
Puede ser realmente aterrador entrar solo en una actividad de barrio. Esta es otra razón por la cual ministrar es importante. ¡Tráelos contigo! Sin embargo, es posible que aún tengas que ir solo. He estado allí. ¿Adivina qué? Todavía me lo pasé genial! Tú también lo harás.

8. Guarde el teléfono

apagó el teléfono
Esto puede sonar tonto, pero diría que este es el consejo más importante para integrarse en una nueva sala. Colgar el teléfono y estar presente permite que otros se le acerquen.
Siéntate y mira a tu alrededor. Esto brinda oportunidades para hablar con los miembros. ¡También te ayudará a sentir el espíritu! Intento llegar cinco minutos antes a la reunión sacramental para poder escuchar la música del preludio. Me ayuda a disfrutar el sábado cuando ignoro mi teléfono durante dos horas.
Es importante recordar que vamos a la iglesia por el Señor, no por la gente. El evangelio es lo más importante. Si no siente ese "clic" en su nueva sala, recuerde por qué realmente está allí. El Salvador te ama y quiere que estés allí. ¡Vuélvete a Él y Él te levantará!
¿Qué consejos tiene para que un nuevo barrio se sienta como en familia? ¡Háganos saber en  los comentarios! 

Publicar un comentario

My Instagram

Copyright © laiglesiadejesucristosud.org. Designed by OddThemes