Suscribe tu Correo Electrónico

23 – 29 de marzo Enós–Palabras de Mormón | Escuela Dominical


Jacob y Enós, por Scott Snow.
Él obra en mí para que yo haga Su voluntad
A fin de prepararse para enseñar, lea EnósPalabras de Mormón y elabore un plan de enseñanza (véase Enseñar a la manera del Salvador, pág. 19). Las sugerencias y doctrinas de esta reseña también pueden darle ideas.
Anote sus impresiones


icono de compartir

Invitar a compartir

Para dar a los miembros de la clase la oportunidad de compartir lo que estén aprendiendo en casa, podría dividirlos en grupos y asignar a cada grupo que lea uno de los capítulos de EnósPalabras de Mormón. Pídales que sugieran versículos de ese capítulo que sientan que se debería analizar en la clase. Haga una lista de esos versículos en la pizarra y elija algunos para analizarlos.
icono de enseñar

Enseñar la doctrina

Podemos recibir el perdón de nuestros pecados conforme ejercitemos la fe en Jesucristo.

  • Podría pedir a los miembros de la clase que reflexionen y analicen las preguntas siguientes a medida que estudien Enós 1:1–17: ¿Qué aprendemos de las experiencias de Enós en cuanto a recibir la remisión de nuestros pecados? ¿Cómo demostró Enós su fe en Jesucristo? ¿Cómo afectó esa experiencia a Enós y cómo se miraba él a sí mismo y a los demás?

Nuestras oraciones sinceras serán contestadas.

Para ayudar a los miembros de la clase a profundizar su entendimiento de la oración, podría dividirlos en pequeños grupos e invitar a cada grupo a estudiar uno de los pasajes de Enós 1versículos 2–89–11 o 12–17. Después, pida a cada grupo que enseñe al resto de la clase algo que hayan aprendido sobre la oración en los versículos asignados. Por ejemplo, podría invitarlos a compartir palabras y frases que describan la forma en que Enós oró.
  • Además de aprender sobre cómo oró Enós, también podemos aprender mucho al estudiar qué pidió Enós cuando oró. Tal vez los miembros de la clase podrían encontrar por quién oró Enós y qué pidió en su oración en Enós 1:4–17. Según esos versículos, ¿por qué tenía el deseo Enós de orar por otras personas? ¿Qué otras verdades sobre la oración aprendemos de Enós?

Si guardamos los mandamientos, prosperaremos.

  • Jarom y los autores del libro de Omni escribieron sobre la nación nefita, pero sus mensajes también se aplican a las personas. ¿Qué aprendemos de los libros de Jarom y Omni sobre la rectitud que conduce a la prosperidad? (por ejemplo, véanse Jarom 1:7–12 y Omni 1:5–7, 12–18). Podría ayudar a los miembros de la clase si define prosperidad utilizando un diccionario y las Escrituras (por ejemplo, véanse Alma 37:1348:15). ¿Cómo se compara la definición del mundo con la definición del Señor? ¿Cómo ayuda el Señor a Su pueblo para que prospere?
  • Del mismo modo que los profetas nefitas trabajaron diligentemente para enseñar los mandamientos al pueblo, nuestros profetas de los últimos días también nos enseñan sobre los mandamientos. Después de leer Jarom 1:9–12, los miembros de la clase podrían analizar enseñanzas recientes de los líderes de la Iglesia que los inspiren a guardar los mandamientos. Podría resultar útil que ellos repasen los recientes mensajes de la conferencia en las revistas o en la aplicación Biblioteca del Evangelio; o bien, podrían repasar las normas analizadas en Para la Fortaleza de la Juventud. Si es necesario, puede valerse de la lista de mensajes que se encuentra en “Recursos adicionales”. ¿De qué manera nos ayuda la obediencia a los mandamientos a “prosperar” en nuestra vida?

El Señor trajo a muchas personas a la tierra prometida.

  • El Libro de Mormón contiene una historia compleja y podría ser difícil seguirles la pista a los distintos grupos de personas que describe. Una manera de aprender acerca de cada uno de los pueblos del Libro de Mormón podría ser elaborar una tabla en la pizarra e invitar a la clase a que la llene con información sobre cada uno de los grupos de personas (tales como: nefitas, lamanitas y el pueblo de Zarahemla). Por ejemplo, la tabla podría tener los siguientes encabezados: Nombre del grupo, Cuándo y cómo llegaron y Qué les sucedió a ellos. Analicen juntos por qué resulta útil comprender las cosas que aprendieron sobre cada uno de los grupos. Las siguientes secciones de la Guía para el Estudio de las Escrituras (churchofjesuschrist.org) podrían ayudar: “Coriántumr”, “Jareditas”, “Lamanitas”, “Mulek”, “Nefitas” y “Zarahemla”.

Dios lleva a cabo Su obra por medio de nosotros si seguimos Su guía.


  • Como parte del análisis de Palabras de Mormón, podría invitar a un miembro de la clase a que se prepare para compartir por qué Mormón sintió la inspiración de incluir las planchas menores (1 Nefi–Omni) en el Libro de Mormón. Esa persona podría prepararse leyendo Palabras de Mormón y otros recursos, tales como Doctrina y Convenios 10:8–19, 39–45la reseña de esta semana de Ven, sígueme — Para uso individual y familiar; y el capítulo 5 de Santos, tomo I. Anime al miembro de la clase a incluir detalles relevantes en cuanto a la pérdida de las 116 páginas del manuscrito del Libro de Mormón y a por qué se necesitaban las planchas menores para reemplazar las páginas perdidas. ¿Qué verdades aprenden de esto los miembros de la clase en cuanto a la forma en que el Señor lleva a cabo Su obra por medio de las personas? ¿Qué encuentran ellos en Palabras de Mormón 1:1–8 que les inspire a seguir la dirección que reciban de Dios aunque no tengan una comprensión plena de las razones?
    Mormón compila las planchas, por Jorge Cocco.
  • Mormón bendijo millones de vidas porque siguió los susurros del Espíritu con respecto a las planchas menores (véase Palabras de Mormón 1:7). Piense en maneras en las que podría ayudar a los miembros de la clase a comprender que ellos también pueden bendecir a los demás a medida que procuren ser instrumentos en las manos de Dios y sigan los susurros del Espíritu Santo. ¿De qué forma llevó Dios a cabo Su obra por medio de Mormón? ¿Qué han visto los miembros de la clase que el Señor haya hecho por medio de ellos o de otras personas que prestaron atención al Espíritu y han procurado hacer la voluntad de Dios? La historia sobre el presidente Thomas S. Monson que se encuentra en “Recursos adicionales” brinda un ejemplo que podría ayudarlos a pensar en ejemplos de su propia vida.
icono de aprender

Alentar el aprendizaje en el hogar

Debido a que la conferencia general y la Pascua de Resurrección tendrán lugar en las próximas semanas, anime a los miembros de la clase a escuchar los mensajes en los cuales la Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce Apóstoles compartan su testimonio especial de Jesucristo.
icono de recursos

Recursos adicionales

Videos del Libro de Mormón sobre Enós.

Busque videos que representen relatos que se encuentran en Enós, en la recopilación de videos del Libro de Mormón en churchofjesuschrist.org o en la aplicación Biblioteca del Evangelio.

Mensajes de la conferencia general sobre guardar los mandamientos.

“Da la mano a cada niño”.

Mientras el presidente Thomas S. Monson prestaba servicio como miembro del Cuórum de los Doce Apóstoles, dirigió la palabra a un grupo de niños de la primaria en una aldea de Samoa. Después, sintió la impresión de saludar a cada uno de los 247 niños que estaban presentes. Sin embargo, se dio cuenta de que no tendría tiempo de hacerlo; así que trato de quitarse de la mente la idea de saludar a los niños, pero no pudo.
Finalmente, se dirigió al maestro de los niños y le dijo: “Me encantaría dar la mano a cada uno de los niños. ¿Sería posible?”.
El maestro sonrió y les habló a los niños en samoano. Ellos respondieron asintiendo con la cabeza con entusiasmo. Entonces, el maestro le dijo al élder Monson que cuando supieron que uno de los Doce Apóstoles visitaría Samoa, él les había prometido a los niños que si oraban con sinceridad y tenían fe, el élder Monson visitaría su aldea y el Espíritu Santo le susurraría que diera la mano a cada niño (véase Thomas S. Monson, “Friend to Friend: Talofa Lava”, Friend, mayo de 1972, págs. 12–13).

Publicar un comentario

My Instagram

Copyright © laiglesiadejesucristosud.org. Designed by OddThemes