Suscribe tu Correo Electrónico

¿El miedo significa que tenemos poca fe?

                                                               Podemos florecer en medio del miedo.

En el Libro de Mateo , leemos la historia de Jesús calmando la tormenta mientras estaba en el mar con sus discípulos. Esta historia es popular particularmente por la pregunta que Jesús hizo a sus discípulos. Él dijo: "¿Por qué teméis, hombres de poca fe?" Esta pregunta ha sido interpretada de muchas maneras, una de las cuales es que cuando sentimos miedo, tenemos poca fe.

¿Hay verdad en esta interpretación?

Antes de responder a esta pregunta, debemos determinar qué tipo de miedo estamos sintiendo. Hay dos tipos de miedo: miedo piadoso y miedo mundano.

En las Escrituras, se nos enseña a temer a Dios. Este temor piadoso, según lo explica el élder Bednar, es "un profundo sentimiento de reverencia, respeto y asombro por el Señor Jesucristo". Entonces no es realmente "miedo", ya que tendemos a pensar en ello. Es un sentimiento que nos persuade a buscar conocimiento y comprensión sobre los mandamientos de Dios para que podamos obedecerlos. También es con esta veneración que buscamos aprender atentamente la plenitud de la gloria y el poder de Dios. Este tipo de miedo aumenta la fe y la profunda devoción a Él.

El otro tipo de miedo, que se nos aconseja evitar, es el temor que no es de Dios. Este tipo de miedo que a Satanás le encanta explotar nos hace dudar de quiénes somos y en quién podemos convertirnos. Es el miedo a que no somos suficientes, que nuestros errores pasados ​​nos definen, que no merecemos ser amados o perdonados, que somos tan imperfectos que estamos fuera del alcance del poder de la Expiación, que no estamos capaces de construir y mantener una familia propia, que probablemente fracasemos o seamos rechazados, que no podamos avanzar más, que no importen, y todos los demás pensamientos que NO sean ciertos.

Muchos de nosotros podríamos estar pensando: "Pero lo siento, ¿cómo es que no es verdad?" Sí, estos sentimientos son reales, pero eso no significa que sean ciertos. Tampoco significa que tengamos poca fe. Significa que somos humanos y estamos sujetos a estos sentimientos debido a nuestro estado mortal. Estos sentimientos podrían ser uno de los desafíos que tenemos que soportar para comprender completamente quiénes somos y lo que valen nuestras almas a los ojos de Dios. Podrían ser un camino que debemos tomar para que podamos saber cómo socorrer y fortalecer a quienes están caminando por el mismo camino. Podrían provocar momentos definitorios de nuestra fe en los que Dios nos muestre que no tropezaremos si Él es la roca sobre la que construimos nuestra fe.

Estos sentimientos pueden significar muchas cosas, pero una cosa es segura, los sentimientos de miedo NO definen nuestra fe. Lo que hacemos sobre ellos hace.

Entonces, ¿qué hacemos cuando tememos?

En una de las cartas del apóstol Pablo a Timoteo, escribió : “Dios no nos ha dado el espíritu de miedo; pero de poder, de amor y de una mente sana ". Cuando esta verdad es clara para nosotros y enfrentamos momentos de miedo, podemos apartarnos de ella volviéndonos al Señor. Volverse a Él viene en muchas formas. Podría ser a través de la oración, leyendo las Escrituras, buscando el consejo de un obispo, cantando un himno, realizando actos de servicio, sin ceder ante el espíritu de contención, y más.

A medida que nos volvemos al Señor, podremos reconocer mejor que siempre somos suficientes, que podemos convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos y alcanzar nuestro máximo potencial, y que le importamos. Podemos llegar a conocer las verdades de su evangelio y el poder de la expiación de Jesucristo que puede reparar las cosas rotas y suavizar cada defecto. Podremos ver las cosas como realmente son, y ver a través de la lente de un Padre amoroso que podemos crecer y florecer en medio de nuestras aflicciones, que podemos perdonar y ser perdonados, que la muerte no es el final sino el comienzo de otro viaje, y que Dios siempre nos amará y caminará con nosotros en cada paso del camino a medida que progresamos en esta vida.

Se nos enseña que la fe en el Señor Jesucristo es el antídoto contra el miedo. Suena simple, pero la fe requiere trabajo, dedicación y cuidado de por vida. Para que podamos disipar el miedo, debemos construir nuestra fe primero escuchando el evangelio de Jesucristo y luego buscando la confirmación por el poder del Espíritu Santo de que es verdad. Otros elementos cruciales para construir nuestra fe son el arrepentimiento, hacer y guardar convenios y perdernos en el servicio de Dios.

La vida no estará libre de miedo. Algunos de nuestros temores vendrán de experiencias amargas, otros pondrán a prueba nuestro coraje y pondrán a prueba nuestra capacidad de recuperación, pero no dejemos que estos sentimientos definan nuestra fe. Deje que nuestras experiencias hagan que nuestra fe esté más profundamente enraizada en el evangelio de Jesucristo. Si no dejamos que el miedo supere nuestra fe, debería ser razón suficiente para no cuestionarnos si tenemos poca fe.

El Señor nos ama. Incluso si nuestra fe es del tamaño de una semilla de mostaza, lo que Él ve es en lo que se puede convertir: un árbol fuerte e imponente. Lo que le importa es que cultivemos la semilla para que se convierta en lo que está destinada a ser.

Fuente: faith.ph 


Sigue nuestra pagina dando click en

Publicar un comentario

My Instagram

Copyright © laiglesiadejesucristosud.org. Designed by OddThemes